La cucaracha australiana llega a Madrid

 

La Periplaneta australasiae, más conocida como cucaracha australiana ha encontrado un nuevo hogar: el sistema de alcantarillado de Madrid. La empresa Anticimex que se ocupa de la higienización y control de plagas de la capital ha localizado una colonia muy numerosa de esta especie no autóctona que podría extenderse si se adapta al entorno.

 

La cucaracha australiana, a pesar de su nombre, tiene su origen en África y es muy similar a la americana y a la asiática, ambas ya arraigadas en la ciudad. La principal diferencia entre ellas, como explica Jordi Tapias, responsable de Anticimex, es que esta nueva especie no solo se siente cómoda en lugares como las alcantarillas, sino que puede transitar y asentarse al aire libre.

 

La cucaracha australiana prefiere los hábitats en la superficie. Se puede encontrar debajo de la corteza de los árboles, pilas de leña, jardines y materia vegetal en descomposición. Tal vez lo más incómodo para la población es que también pueden anidar en edificios, armarios, detrás de cajones y en todas las áreas de alimentos y huecos en la casa.

 

“No es seguro que pueda erradicarse esta plaga, es difícil porque no podemos saber en todos los lugares en los que se encuentra. Sin embargo, los productos homologados que tenemos funcionan perfectamente contra este insecto”, asegura Tapias.

 

Los expertos de la empresa están evaluando la extensión de la plaga y aún no se puede determinar el perímetro afectado. Lo que sí han podido constatar es que estos ejemplares conviven en armonía con la cucaracha oriental, la más común en el subsuelo.

 

Sin embargo, en los entornos urbanos preocupa su proliferación por su potencial para transmitir enfermedades causadas por bacterias y virus.

 

Uno de los riesgos para los humanos atribuido a las cucarachas incluye las alergias inducidas causadas por inhalación, ingestión, abrasión dérmica e inyección de alérgenos producidos por las cucarachas.

 

 

Fuente: http://cadenaser.com/emisora/2018/05/10/radio_madrid/1525963524_884530.html

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *