Cama-sin-hacer

La solución para los ácaros: dejar la cama sin hacer

Arquitectos británicos investigan como determinadas características de los edificios como ventilación, calefacción o aislamiento, así como las rutinas cotidianas de las personas afectan a las poblaciones de ácaros.

Especialistas de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Kingston (Londres) han descubierto que los ácaros no pueden sobrevivir en condiciones ambientales secas y cálidas como puede ser una cama deshecha.

No hacer la cama, es uno de los consejos del Dr. Stephen Pretlove a la población para llevar una vida más sana, ya que esto ayudaría a desterrar los ácaros del polvo, origen de diversas reacciones alérgicas.

Según Pretlove, “la cama media podría albergar unos 1,5 millones de ácaros del polvo doméstico, que son menores de un milímetro y no pueden ser vistos a simple vista. Los ácaros del polvo se alimentan de escamas de piel humana. Los alérgenos que producen se inhalan fácilmente durante el sueño y son una causa importante de enfermedades como el asma”.

Los científicos han desarrollado un modelo informático para medir como determinados cambios en el hogar pueden reducir el número de ácaros del polvo en las camas.

“Sabemos que los ácaros sólo pueden sobrevivir mediante la ingestión de agua de la atmosfera utilizando unas pequeñas glándulas en la parte exterior de su cuerpo”, dijo Pretlove. “Algo tan simple como dejar una cama sin hacer durante el día puede eliminar la humedad de las sábanas y el colchón, de manera que los ácaros se deshidraten y posiblemente mueran.”

Sin embargo, a pesar de que los resultados de la tesis británica podrían ser lo suficientemente convincentes como para ponerse en el lado de los que no hacen la cama, el doctor Pedro Ojeda, coordinador de Comunicación de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología (SEAIC), señala: “Los dos grupos de alérgenos inductores de alergia respiratoria a los ácaros pertenecen a las proteínas del citoesqueleto (el caparazón de los ácaros) y a las proteínas digestivas contenidas en las deyecciones o excrementos de los mismos, las cuales seguirán presentes en colchones y almohadones, incluso después de su muerte. Por tanto, desde la SEIAC ponemos en duda que esta medida pueda erradicar alergias”.

Fuente: http://elpais.com/elpais/2014/11/21/buenavida/1416565467_300534.html

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *